Ejemplo de poema a Dafne y Apolo

 

Juan de Arguijo

A Dafnes y Apolo efebo

«Victorioso laurel, Dafnes esquiva,
en cuyas verdes hojas la memoria
de tu rigor y de mi triste historia
quiero el Amor qu’eternamente viva;

L’antigua palma y l’abundosa oliva
a ti de hoy más inclinarán su gloria;
tú ceñirás en premio de victoria
d’el fuerte vencedor la frente altiva»,

Dijo el burlado Cintio, y a la dura
corteza asido, la contempla, y luego
repite: «¡Dafnes fiera, mármol frío!

Del rayo ardiente vivirás segura,
que no es bien que consienta ajeno fuego
quien pudo resistir al fuego mío».

0