Poema a la amistad

Juan Ramón Jiménez

 

A Antonio Machado

¡Amistad verdadera, claro espejo
en donde la ilusión se mira!
… Parecen esas nubes
más bellas, más tranquilas…
Antonio, siento en esta tarde ardiente
tu corazón entre la brisa…

La tarde huele a gloria;
Apolo inflama fraternales liras
en un ocaso musical de oro
como de mariposas encendidas…
liras sabias y puras,
de cuerdas de ascuas líquidas,
que guirnaldas de rosas inmortales
decorarán, un día.

Sí. ¡Amistad verdadera,
eres la fuente de la vida!
… la fuente que a los prados de la muerte
les lleva floras pensativas
en la serena soledad undosa
de sus corrientes amarillas…

Antonio, ¿sientes esta tarde ardiente
mi corazón entre la brisa?

0